Thomas Frank y sus distorsiones sobre el mercado y el Estado

Escrito a las 1:46 pm

Thomas Frank alega en este libro [Pobres magnates] que nuestros males derivan del mercado, y que estamos perseguidos por los liberales, como piensa casi todo el mundo, desde el Vaticano hasta el Partido Comunista. Primero, pues, la malvada libertad: “hemos pasado por décadas de desregulación, privatización, libre comercio…altar del libre mercado…largas décadas de esfuerzos para reducir la supervisión bancaria…una conversión en masa a la teoría del libre comercio…evangelio de la desregulación…demolición del Estado supervisor…la civilización basada en el mercado libre”. Vamos, que usted no ha pagado más impuestos, ni ha padecido más controles, prohibiciones y multas, porque el Estado ha desaparecido, no sé si está claro.

Una distorsión tras otra

Tras distorsionar la realidad sobre el mercado, distorsiona la realidad sobre el Estado. Así como el mercado es el culpable de las burbujas y del paro, mientras que el Estado es un ente abnegado que paga pensiones, asegura Thomas Frank que los políticos sólo intervinieron en la economía después de la crisis, como si no hubiera habido intervención antes. Su idolatría del intervencionismo llega al dislate de divinizar a F.D.Roosevelt (“cambio superior de valores…búsqueda de una vida de comunidad, y de formas de compartir”, etc.) y al mismo tiempo proclama que la Gran Depresión es “la era que define al liberalismo”.

(Entra aquí para leer el artículo completo en El Cultural de El Mundo.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

4 comentarios

001
Bruno
12.01.2014 a las 23:52 Enlace Permanente

Le recomiendo el libro: “El maestro Juan Martínez que estuvo allí”. De Chaves Nogales. Narra lo que le acontece a un bailaor español en el Kiev, y otros, de la revolución rusa. Antes de estar contaminados por libros como el que comenta. Nos han puesto una muy mala etiqueta. Los liberales son los apestados o los herejes de estos tiempos.
Por cierto narra la hambruna Ucraniana, pero en ningún momento cita que fué inducida adrede por el padrecito Stalin, benefactor del asesinato.

002
Bruno
13.01.2014 a las 00:19 Enlace Permanente

No viene al caso pero le estoy dando vueltas a lo que me enseñaron, hace mucho, sobre la ecuación de que lo producido va a ahorro o a consumo. Y luego la teoría del equilibrio entre ahorro e inversión y los ciclos económicos. Los economistas lo exponen siempre como flujos determinados y cerrados. Pero yo creo que el ahorro y la inversión en un país es otro tipo de concepto mucho más amplio.
El ahorro es el crecimiento no gastado de nuestra riqueza. (Eludo decir capital) Son los conocimientos, la tecnología, la natalidad, las instalaciones, las infraestructuras, los productos no consumidos, los depósitos y los activos financieros, los servicios que se prestan por trabajos antiguos, etc. (Sería según esto muy elástico el concepto de ahorro; la parte total de la oferta monetaria, decía Rojo, y muchos más bienes) Ya ve, una cosa muy heterogénea.
La inversión, por otra parte, es una cosa que depende de las decisiones de los inversores o del estado. Depende también, claro, del ahorro disponible, y en ese sentido extenso, pero sólo en parte. De hecho los empresarios invierten a tenor de sus ahorros y… de sus bienes. De su riqueza. Y añada sus expectativas.
(Y aquí a hablar del crédito y de los encajes y la moneda fraccionaria)
Pero esa inversión tiene ya poco que ver con la noción tradicional de ahorro. Tiene que ver con la situación y expectativas de la economía y con la riqueza total de cada nación. No sé si esto está descabellado, si ya está inventado o qué. Pero no es el modelo del liberal de Huerta de Soto del que acabo de ver un vídeo en el que aboga por la identidad cuantitativa: el ahorro, y en su sentido restringido, es lo que debe ir a la inversión. Ni más, ni menos. Una identidad pura y simple.
Este modelo que esbozo sería mucho más amplio, complejo, etc. Pero creo que explica muchas más cosas.
Lamento la extensión, pero tengo mucha curiosidad.
Le pongo lo mismo en L.D. Aquí sigo teniendo curiosidad y más seguridad de que lo va a leer.

003
carlosadmin
13.01.2014 a las 13:41 Enlace Permanente

Lo leí, es un libro extraordinario.

004
carlosadmin
13.01.2014 a las 13:42 Enlace Permanente

No estoy seguro de que sea una cosa tan simple. ¿Ha leído la crítica a Keynes de Juan Ramón Rallo en Unión Editorial? Ahí habla bastante sobre este asunto.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio