13 – ¿Qué pasaría si se introdujera el copago sanitario?

Escrito a las 8:53 am

De todos los quince escenarios conjeturales que contemplamos en esta serie, este podría ser calificado como el más sencillo. En efecto, la situación financiera de la sanidad española es alarmante, no porque represente una suma demasiado abultada en términos de volumen (es inferior al promedio de la Europa de los Quince), sino porque su crecimiento ha sido espectacularmente acelerado en años recientes.

En ese sentido el panorama es análogo al de las pensiones públicas: se pueden pagar, pero si no hay alteraciones demográficas el sistema generará tensiones que desembocarán en una combinación de cotizaciones más altas y pensiones más bajas, que en un punto determinado podrá resultar insostenible para los gobernantes. De ahí el Pacto de Toledo, que es un pacto de silencio para no contarles a los españoles la verdad sobre las pensiones, y de ahí los continuos llamamientos a un pacto de similares características sobre la sanidad, que también oculte a la opinión pública que todo se debe a que la sanidad, como las pensiones, es pública y está manejada por políticos y burócratas.

Como es evidente que la gratuidad (aparente) de la sanidad es una de las explicaciones de su creciente demanda, la idea del copago parece atractiva porque mata dos pájaros de un tiro. Perdón por esta metáfora tan inapropiada hablando de salud, pero es lo que sucede: el copago, aun si consistiera en una suma testimonial, contiene la demanda y al mismo tiempo allega recursos para las arcas públicas. Por lo tanto, si se introdujera, ya estaría resuelto el tremendo problema del déficit de nuestro sistema sanitario. ¿Está claro?

Pues no, la verdad es que no está claro, porque, como sucede siempre con el intervencionismo, el copago no es sólo una solución sino también una fuente de problemas. Si se fija una suma reducida, entonces puede que la demanda siga como hasta ahora, y con ella los desequilibrios financieros y la deuda sanitaria, en particular la farmacéutica. Pero si el copago es elevado la reacción de la opinión pública ante el pago nada testimonial de un servicio que considera un derecho gratuito será muy peligrosa para el gobernante de turno. De ahí que el último engendro de la corrección política sea el copago corregido, es decir, un copago que tenga en cuenta la “equidad”, un injusto disparate que tendrá en la sanidad el mismo resultado que ha tenido en la fiscalidad, es decir, que el Gobierno nunca cobre más a los más ricos sino a los que no pueden eludirlo.

Hablando de fiscalidad, la otra línea de defensa del aumento de los ingresos es, naturalmente, la subida de impuestos, que en general en boca del buenismo contemporáneo suele apuntar a los llamados sin taxes, los “impuestos sobre el pecado”, como lo son típicamente el tabaco y el alcohol; a veces se añade que deberían ser finalistas, es decir, que su recaudación debería reservarse sólo para la sanidad.  Problema: la fiscalidad sobre tales sustancias ya es elevadísima, y no cabe descartar que una nueva vuelta de tuerca rebaje la recaudación total, por ejemplo por el aumento del contrabando, un fenómeno que ya se está registrando en el caso de los cigarrillos.

El copago, pues, podrá introducirse, o alguna variante para lograr mayores ingresos públicos, pero es posible o incluso probable que no resuelva realmente los problemas que plantea un Estado redistribuidor en expansión.

Por cierto, una y otra vez oirá usted hablar de “la sanidad pública que queremos” o “nuestro modelo social”. Desconfíe: quienes así hablan no se plantean nunca dejarnos a cada uno de nosotros elegir aquello que queremos y pagarlo con lo que es nuestro.

 

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio