4 – ¿Qué pasaría si no tuvieran privilegios los políticos, los empresarios y los sindicalistas?

Escrito a las 11:09 am

Un privilegio es una ley privada, lex privatum. Así lo define el DRAE: “Exención de una obligación o ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia”. Siempre podemos encontrar casos en donde los privilegios estén justificados, y en teoría no tienen por qué padecer connotaciones peyorativas, pero en la práctica hemos asistido en nuestro tiempo a un creciente descrédito de los privilegios, en primerísimo lugar de los políticos, pero también de los empresarios y últimamente de los sindicalistas. Hay quien ha sugerido que habría que suprimirlos. ¿Qué pasaría si los políticos, los empresarios y los sindicalistas no gozaran de privilegio alguno?

Lo primero que sucedería es que los políticos dejarían de cobrar del erario público y deberían vivir de sus labores, oficios, capitales o profesiones respectivas. Aunque parezca asombroso, eso fue lo que sucedió durante mucho tiempo en los albores de la historia parlamentaria y democrática. En algunos municipios pequeños de España sucede todavía hoy. Pero en la gran mayoría de los casos no es así, y los políticos cobran del erario, en ocasiones sumas cuantiosas. Si dejaran de hacerlo el cambio sería muy considerable. No hay que olvidar, aunque siempre se olvida, que la política es para mucha gente una carrera y un beneficio económico, es decir, que muchas personas entran en política y ganan más dinero que el que ganaban antes. El escenario que estamos vislumbrando sería justo el contrario: ningún político cobraría retribución presupuestaria alguna, y esto afectaría no sólo a los representantes electos sino también a los empleados de los partidos, que actualmente viven del presupuesto y pasarían a vivir de las cuotas de los afiliados. Otro tanto ocurriría con el Poder Ejecutivo, al menos con el presidente del Gobierno y sus ministros: todos ellos pasarían a vivir de su trabajo.

Se produciría un triple resultado de inmediato. Primero, el mundo de la política se reduciría marcadamente porque serían pocos los dispuestos a sacrificar sus bienes en beneficio de los demás. Segundo, aumentaría considerablemente su eficacia. Y tercero, disminuirían radicalmente las intrusiones del poder político en la vida y la propiedad de sus súbditos. En suma, si los políticos no tuvieran privilegios, tenderían a dejarnos fundamentalmente en paz.

Si usted cree que este escenario es bonito, espere a ver lo siguiente. Si los empresarios no tuvieran privilegios desaparecerían todos los lobbies, desde la CEOE hasta el más pequeño grupo de interés, porque los gobiernos nunca podrían “ayudar” a unos empresarios en perjuicio de otros. Todos los ingentes recursos dedicados a influir sobre las autoridades permanecerían en manos de los ciudadanos accionistas y propietarios de las empresas, unas empresas cuyo único objetivo pasaría a ser desarrollarse en libre competencia con todo el mundo. La consecuencia sería una economía muy productiva en beneficio de la comunidad.

Y si los sindicalistas no tuvieran privilegios, ninguno de ellos podría cobrar del presupuesto público, y todos vivirían de su trabajo, como efectivamente sucedió durante su historia inicial. Su actividad se reduciría marcadamente, y no violarían los derechos de los trabajadores si fueran éstos con sus cuotas los únicos responsables de pagarles el sueldo. Los incontables atentados contra los ciudadanos en las huelgas desaparecerían como por ensalmo, porque las huelgas sólo se harían contra los empresarios, y nunca contra el pueblo, que es la regla actual. Se acabarían los liberados y los piquetes, y los sindicalistas, por cierto, pasarían a gozar no de un privilegio pero sí de una agradable circunstancia que hace años han perdido: el aprecio de los trabajadores.

No le extrañará a usted que todo esto a mí me parezca la pera.

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio