5 – ¿Qué pasaría si el Gobierno fuera totalmente transparente?

Escrito a las 10:53 am

Hoy no hay político que no presuma de transparente o que no quiera alcanzar la transparencia como el gran objetivo que debería presidir la acción de las autoridades, desde las Naciones Unidas hasta el municipio más deshabitado y remoto. Pero ¿qué pasaría si el Gobierno fuera completamente transparente?

Un aspecto curioso es que nadie parece preguntarse de dónde viene esta reclamación de transparencia. Desde luego, no de los ciudadanos. La gente corriente suele apartarse del Estado todo lo que puede, utiliza la política como tema de conversación y objetivo de chanza, y quiere de manera masiva que le bajen los impuestos y la dejen en paz: nunca lo consigue, claro, y es otra de las razones que explica su distanciamiento y desapego. Pero lo que no hay son llamamientos multitudinarios para que las autoridades sean transparentes.

Si esta exigencia no brota del pueblo soberano, entonces sólo puede ser un invento de los propios Gobiernos. Y ¿por qué querrían los Gobiernos ponerse al frente de la manifestación que les apremia a ser más transparentes? Porque les conviene. La transparencia, en efecto, ha sido convertida en una virtud incuestionable, con lo que la legitimidad de cualquier institución queda fortalecida si es vista como más transparente. El truco aquí estriba en identificar el Estado con las demás fórmulas asociativas de los ciudadanos, y concluir que si es bueno que sea transparente una empresa, una comunidad de vecinos o un club, entonces también es bueno que lo sea el Estado. Pero el Estado no es una empresa, ni un club, sino el monopolista de la violencia legítima. La transparencia, por tanto, se convierte en un ingrediente que refuerza esa legitimidad.

Un Gobierno totalmente transparente, así, podría convertirse en el ejemplo más monstruoso de totalitarismo. Al no tener nada que ocultar, esto significaría que podría perpetrar los más terribles abusos de poder, porque no necesitaría disfrazarlos, sino que los justificaría de manera abierta.

Dirá usted: no, porque al estar vedados los abusos a la luz pública, los gobernantes no los cometerían, y la transparencia se volvería una salvaguardia de los derechos y libertades de los ciudadanos.

Ante esta prudente objeción caben dos argumentos. Uno es que, como hemos dicho, no podemos tratar al poder político como si fuera equivalente a otras instituciones: la transparencia es buena para los socios de un club, pero el Estado no es un club.

El segundo argumento apela a la realidad: ¿qué es lo que han hecho los gobernantes hasta hoy con el grado de transparencia que han tenido? Pues con esa transparencia, que por cierto es bastante elevada, han emprendido guerras mortales, han usurpados cuantiosos bienes de sus súbditos y han llegado a un nivel inédito de intrusión en las vidas privadas de la gente. Todo eso se ha logrado bajo regímenes democráticos y donde el nivel de información sobre las actividades de los poderosos es muy grande. Si vemos el supuesto escándalo de Wikileaks, en realidad empalidece frente a los atropellos que los Gobiernos han llevado a cabo públicamente. Por lo tanto, no tiene lógica pensar que si el Gobierno fuera aún más transparente respetaría más nuestra libertad y nuestro bienes. A tenor de la evidencia histórica, es más razonable concluir que lo que sucedería sería lo contrario.

La cuestión quizá pueda ser resuelta de manera relativamente sencilla. Supongamos que nos dejan elegir entre tener un gobierno transparente que arrasa con nuestra libertad y nos arrebata nuestros bienes, y otro gobierno opaco, del que no sabemos nada, pero que no se mete con nosotros y nos deja en paz. En ese caso ¿qué elegiríamos?

 

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio