De empresarios a emprendedores

Escrito a las 1:41 pm

El candidato socialista ha declarado: “me voy a partir el pecho por los emprendedores”. Replicará usted: ¿qué importa lo que diga Alfred l’Écoutant? Una persona que proclama que el Impuesto sobre el Patrimonio grava a “los ricos” y a “las grandes fortunas” o ignora, o engaña, o se engaña. Y que cada cual juzgue a Monsieur l’Écoutant como mejor o peor le parezca. Es, por tanto, razonable argüir que si asegura que se va a partir el pecho por los emprendedores, pues no le hacemos caso, y ya está. ¿No?

Pues no, porque la declaración no es interesante por su compromiso sino por su retórica: el empleo de la palabra “emprendedor”. Es estupenda esa palabra, y los emprendedores tienen todo mi apoyo, pero sospecho que la corrección política se ha pegado a los emprendedores porque parecen menos dañinos que los empresarios. Por utilizar otra expresión de moda, sospecho que a un empresario hay que forzarlo a que entienda lo de la “responsabilidad social corporativa”, en cambio a un emprendedor no: se supone que él sabe lo que esa responsabilidad comporta: obedecer al poder.

Este mensaje, entre meloso y sumiso, fascina a los políticos de todos los partidos, y casi no hay comunidad autónoma o municipio que no haga algo en pro de los emprendedores. Hacen de todo…menos bajar los impuestos a todas las empresas y quitarse de en medio; eso no, eso nunca.

El mensaje cala en una parte del mundo empresarial, y hay organismos privados, o semi-privados, que cultivan las cálidas ficciones del pensamiento único, colocan el peso de la obediencia y la responsabilidad en las personas y las empresas, y fantasean con que el Estado es una suerte de sociedad benéfica, que cobra para dar servicios y que se esfuerza por cubrir nuestras necesidades diarias; lógicamente, todos los impuestos que recaude una institución tan angelical estarán bien cobrados, y los ciudadanos hemos de pagarlos porque debemos ser responsables y ayudar a mantener mejores condiciones de vida, etc. Estos bulos son propagados a veces por entidades supuestamente defensoras de las empresas.

Por eso, porque el emprendedor suena como a más obediente, se lo saluda. ¿Cree usted que Alfred l’Écoutant sería capaz de prometer: “me voy a partir el pecho por los empresarios”? ¿A que no? Pues eso.

 

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio