España y las Guerras napoleónicas

Escrito a las 5:30 pm

Dicen los distinguidos historiadores económicos Leandro Prados de la Escosura y Carlos Santiago-Caballero, profesores de la Universidad Carlos III de Madrid, lo siguiente sobre las Guerras Napoleónicas: “El impacto demográfico directo e indirecto fue un desastre para el país, con la población cayendo en un millón de personas por debajo de su potencial, y de manera directa por medio millón de muertos, en torno al 5 % de la población, lo que es más del doble de la pérdida relativa de personas en la Guerra Civil de 1936-39, con lo que resultó el conflicto más mortífero de la historia moderna de España” (“The Napoleonic Wars: A Watershed in Spanish History?”, EHES Working Papers in Economic History, Nº 130, abril 2018).

Como en otras guerras, en el conflicto peninsular las víctimas fueron sobre todo civiles, que sufrieron: “La confiscación de alimentos, la violencia de los ejércitos napoléonico y aliado, y la extensión de las enfermedades, a medida que grandes contingentes de soldados se desplazaron por el país, fueron sus principales causas”.

Los daños económicos a la agricultura y la ganadería fueron cuantiosos, también por la desamortización que emprendió el gobierno de José Bonaparte para financiar el ejército francés. La superficie cultivada y las rentas “cayeron casi un 50 % entre 1808 y 1812, y nunca recuperaron los niveles de la preguerra”. Se vieron afectados negativamente también la industria y el comercio, por la guerra y por la pérdida de las colonias.

La tesis de Prados de la Escosura y Santiago-Caballero es que las Guerras Napoleónicas constituyen un punto de inflexión en nuestra historia, pero no solo por su catastrófico resultado demográfico y económico, sino también por sus efectos institucionales, partiendo de la independencia de América: “Puede sostenerse que el imperio colonial ayudó a consolidar y estabilizar las instituciones y estructuras de poder tradicionales. La emancipación de las colonias de América contribuyó, por tanto, al final del Antiguo Régimen y abrió la puerta a la revolución liberal”.

Aquí navegamos en aguas más turbias, porque la historia, siguiendo una inveterada costumbre, alberga elementos contradictorios. Digamos, cambió el estatus de la población, de súbditos a ciudadanos iguales ante la ley, y hubo liberalización de mercados, fin de privilegios como los de la Mesta y los gremios, e incorporación de normas y reglas modernas, como el Código de Comercio de 1829. Sin embargo, al mismo tiempo se confiscaron tierras eclesiásticas y “la propiedad se generalizó en algunas regiones, pero no en otras”. A la inseguridad en la propiedad se sumó la falta de bienes públicos como pósitos u hospitales proporcionados por la Iglesia en el Antiguo Régimen. Y el Estado “liberal”, aquí como en muchos otros países, empezó una tendencia creciente que continuaría hasta hoy.

¿Se habrían acometido las reformas positivas hacia una sociedad liberal y moderna sin las Guerras Napoleónicas? Esa es la pregunta del millón, que es como llamamos familiarmente a una vieja compañera: la ignorancia.

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio