Hacienda y todos

Escrito a las 5:41 pm

Hace un tiempo la abogada del Estado, Dolores Ripoll, defendiendo en el caso Noos a la Infanta Cristina, fue muy criticada por decir: “El lema Hacienda somos todos es sólo publicidad”.

La acusaron hasta de torpedear “la base ideológica de la cultura tributaria en España”. Y es cierto que es su base ideológica, en el sentido marxista más propagandístico de la expresión, al ser algo que el poder requiere que sus súbditos crean para someterlos mejor. A medida que se incrementa la presión fiscal, arrecian los esfuerzos para intoxicar a los ciudadanos y desactivar su resistencia.

De ahí la importancia de que creamos que Hacienda somos todos. Si no lo somos, entonces no todos somos beneficiados por los que pagan ni perjudicados por los que no lo hacen. Si Hacienda no somos todos: ¿por qué pagar? Cuanto mayor sea el cumplimiento, más logrará el poder escamotear su característica coactiva fundamental, y mejor podrá engañar a la opinión pública identificándose con otras instituciones de la sociedad civil. Digamos, con una comunidad de vecinos, en la que es patente la obligación de pagar, por un lado, y el daño concreto que el vecino moroso perpetra contra el grupo.

El problema de esto consiste en que el Estado no es una comunidad de vecinos y Hacienda no somos todos. Se ha estimado que la economía sumergida en nuestro país supera el 20 % del PIB, pero también supera el 10 % en los ejemplares socialdemócratas países nórdicos. Esos porcentajes cuestionan la habitual equiparación entre el fraude fiscal y los delitos más graves contra la libertad de las personas. Simplemente, ningún país podría subsistir si un 20 % o incluso un 10 % de sus habitantes fueran violadores o asesinos. Tampoco el fraude fiscal es idéntico a un robo, porque no tiene víctimas definidas, salvo el Estado, que no es una persona ni un grupo de personas determinado, y que nunca puede ser identificado plenamente con la sociedad. Decir: “este defraudador impide la construcción de este hospital” es evidentemente un error o equivale a fantasear con la lógica de la Hacienda Pública. Se dirá que el Estado satisface necesidades colectivas, y es verdad, pero resulta que entre las necesidades más importantes de los ciudadanos figura la necesidad de preservar sus ingresos y sus bienes.

De ahí la importancia de la propaganda sobre la “bajísima” presión fiscal que al parecer disfrutamos los españoles, y que, naturalmente, justifica que los impuestos suban. Como la presión media europea, o de la OCDE, es, digamos, del 45 % del PIB, entonces el 37 % de España es “poquísimo”. La falacia estriba en que los mayores impuestos de Francia no constituyen ninguna justificación para que suban aquí, en vez de, sin ir más lejos, que bajen allí.

La cruda realidad es que Hacienda somos todos los que no podemos evitarlo.

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Un comentario

001
liberache
24.07.2017 a las 14:26 Enlace Permanente

Autentica falacia la de que “Hacienda somos todos”. Hacienda es un organismo cuasi mafioso que extorsiona diariamente a miles de individuos. Cualquier persona que haya sufrido una inspección lo puede confirmar, no sólo porque le saquen a uno los euros forzosamente, sino por el método cargados de amenazas, mas propias de mafiosos que de que funcionarios públicos al servicio de todos. Esta señores es la cruda realidad. Amen de que “el gasto” no le interesa a nadie, como decia una ex-ministra socialista “lo publico no es de nadie”. ¿Quien dice la verdad? creo que la ultima pues ellos así lo consideran, y por tanto Hacienda no es de nadie a excepción de sus funcionarios.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio