La infernal utopía socialista de Edward Bellamy

Escrito a las 9:31 am

 

En el paraíso socialista que imaginó Edward Bellamy en su novela de 1888, Mirando atrás, no hay mercados, ni dinero, ni compras, ni ventas. Existían antes, explica el Dr. Leete, “porque la producción era privada”, pero ahora “la nación es la única productora de todo, con lo que los intercambios entre los individuos no son necesarios”. Hay almacenes públicos donde la gente consigue lo que quiere, presentando una tarjeta de crédito, “correspondiente a su cuota en el producto anual del país”. No hay publicidad, ni vendedores “que induzcan a la gente a comprar lo que no necesita”. Todo el mundo cobra lo mismo, y nadie ahorra, “porque la nación garantiza la alimentación, educación y vida confortable a todos los ciudadanos, desde la cuna hasta la tumba”.

Una burocracia organiza “científicamente” toda la economía, la producción, y hasta el comercio exterior: “Una nación no importa lo que su Gobierno cree que no es necesario para el interés general”.

El edén socialista, la concreción “del viejo sueño de la humanidad: libertad, igualdad y fraternidad”, se alcanza suprimiendo el capitalismo, ese “sistema de empresas no organizadas y antagónicas, un sistema económicamente absurdo y moralmente abominable” marcado por el egoísmo y el despilfarro. Hay un cura cuyo sermón haría las delicias de la Teología de la Liberación, porque despotrica contra el capitalismo decimonónico: “la sociedad comercial e industrial era la encarnación del espíritu anti-cristiano”.

Desde el punto de vista económico, lo más notable es cómo tantos incautos pudieron creer que la supresión del capitalismo daría lugar a la prosperidad general, en vez de a millones de muertos de hambre.

En cuanto a la dictadura política, la otra faceta del socialismo, en la novela se nos asegura que bajo el nuevo sistema prácticamente no hay prisiones: “todos los casos de atavismo son tratados en los hospitales”. Y tampoco hay crímenes, porque ya no estamos en el capitalismo, cuando las fechorías “eran consecuencia de la desigualdad en las posesiones de los individuos”.

Sólo en una ocasión se habla abiertamente de represión, y es cuando el visitante pregunta qué sucede si alguien no quiere trabajar lo que el Estado le demanda, y la respuesta es: “Si rehúsa hacerlo de manera persistente, se lo sentencia a prisión en solitario a pan y agua hasta que cambie de actitud”.

En el resto del libro la violencia es a apenas sugerida, pero resulta aún más escalofriante. Así, se explicita que la organización de la sociedad busca abiertamente su militarización completa, apelando al patriotismo para que todos hagan lo que el Estado espera de ellos. “Es obligatorio para todos, supongo” dice Julian West. Y la explicación del Dr. Leete resume la peor tiranía colectivista: “Más que obligatorio, se da por hecho. Se considera que es algo tan absolutamente natural y razonable, que la idea de que nos están obligando es algo que ya nadie piensa”.

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

4 comentarios

001
Maria José Villaverde Rico
11.04.2017 a las 16:04 Enlace Permanente

Rousseau en estado puro

002
lucio
11.04.2017 a las 17:56 Enlace Permanente

El fantasma de Paul Lafarge me dice que esa novela le resulta espeluznante… casi mejor ser un mendigo en una apestosa nación capitalista que ser un reo de conciencia en el paraíso socialista.

003
carlosadmin
13.04.2017 a las 12:29 Enlace Permanente

¡Desde luego!

004
liberache
24.04.2017 a las 11:46 Enlace Permanente

Bonito cuento, me recuerda a los sociatas y comunistas jajaja

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio