Los que pagan impuestos

Escrito a las 8:54 am

Los que pagan impuestos son los que no pueden evitar pagarlos.

Frente a esto cabe incurrir en falacias buenistas. Así, alguna persona puede alegar que paga impuestos porque piensa más en la colectividad que en su individualidad, porque cree en la igualdad de los ciudadanos, porque quiere que haya servicios públicos, o porque piensa que en algún momento puede necesitar una ayuda ante un contratiempo. Son gentes que presumen de tener conciencia social, frente a los malvados liberales.

Pero la característica de los impuestos no es que sufraguen cosas útiles y apreciadas por la comunidad, porque esto lo hace y ha hecho siempre la sociedad civil, que también ha ayudado desde siempre a los desfavorecidos. Los servicios públicos fueron originalmente privados, y podrían volver a serlo, porque se financian con un dinero que existe en los bolsillos de los ciudadanos. Los impuestos no son indispensables para protegernos ante las adversidades, porque para eso se inventaron hace siglos los seguros.

Los impuestos tienen dos características exclusivas: por un lado, nos obligan a pagarlos, tanto nos obligan que podemos ir a la cárcel si no lo hacemos; y, por otro lado, con ese dinero nuestro se financia una cesta de bienes y servicios que no elegimos cada uno personalmente, sino que alguien elige por nosotros. Estas dos son las diferencias entre el Estado y el mercado. Los impuestos no garantizan ninguna igualdad, porque la coacción no lo hace, y los Estados siempre discriminan. La igualdad la encontramos en el mercado, porque el dueño no puede obligarnos a comprar lo que no deseamos.

Con lo cual, apreciar los impuestos no significa ser bueno, justo y solidario, no es tener conciencia, sino que es simplemente apreciar la coacción del poder sobre el conjunto de la población. Por supuesto, aducir que los impuestos están bien porque los vota democráticamente un Parlamento no sólo es ignorar los problemas de la elección colectiva reconocidos desde hace mucho tiempo sino, aún peor, es difuminar los límites del poder, es decir, extinguir la libertad.

Por otro lado, los que no pagan impuestos son los que pueden hacerlo. Millones de personas evaden impuestos, en España y en todos los demás países. Es imposible razonar como si fueran ladrones, violadores o asesinos: ninguna sociedad podría mantenerse con millones de ladrones. En consecuencia, es absurdo sostener que los evasores son delincuentes como los demás, y es de una lógica audaz afirmar que la evasión no tiene que ver con la presión fiscal sino solo con la perversión humana.

Finalmente, un truco pueril es proclamar que los problemas se resolverían “si todos pagaran lo que deben”. La trampa estriba en que primero suben los impuestos, fomentando el fraude, y después persiguen a la población, pero, eso sí, sólo para que pague “lo que debe”, como si eso que debe nunca pudiera ser excesivo, usurpador y confiscatorio.

 

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Un comentario

001
Adolfo JC
13.07.2016 a las 09:31 Enlace Permanente

Estimado doctor. Le cuento esta anécdota liberal, muy inspiradora.

Tengo un amigo que vive entre Algeciras y Tarifa, tierra bien conocida por usted.
Compró una casa en la que vive muy feliz y se jacta de haber comprado como una “ganga”.

Dicha ganga provenía, me contó, de un inglés afincado en la zona que compraba y vendía inmuebles. Lo hacía de manera muy activa y ganaba, parece ser, algún dinero.
Pero lo hacía de una manera muy peculiar, no se sabe si por desconocimiento o la esperanza de pasar desapercibido: no reportaba ni un solo movimiento a ningún sistema fiscal, ni al inglés, ni algibraltareño, ni menos al español.

Fue descubierto por el ministerio Fiscal y parece que la condena fue la deportación de España y una cuantiosa multa, obligado a vender, de manera urgente todos sus bienes en el país. De ahí que llegara a decirle a mi amigo: debo vender esta propiedad en 24hrs!

Mi primera reacción fue “que pirata, que ladrón… “; pero qué se creía… que ingenuo… y es que no sabía? Como se le ocurría hacer todas esas compras y ventas y no reportar al fisco… como si no fueran a pillarlo. Y más con propiedades!!!

Pero esa reacción fue degenerando poco a poco en un pensamiento liberal. Más profundo, que casi se convirtió en una romántica y silenciosa reivindicación.
Pensé, “que bonito sería poder hacer todo eso que este hombre al parecer hacía y no tener que dar explicaciones, ni rendir cuentas con nadie de lo que uno hace, ingresa, cobra, gana o gasta”.

En fin. Como le digo, queda en reivindicación idealista. Pero viene muy al hilo de su liberal (como todas) entrada de hoy !!!

Un abrazo.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio