Perdurable corporativismo

Escrito a las 1:39 pm

El corporativismo, es decir, el papel relevante en el funcionamiento político de organizaciones jerarquizadas y dependientes del Estado, que les concede cualidades representativas, es una criatura fascista. Asombrosamente, no solo perdura sino que los gobernantes de todo tipo se afanan en fomentarlo. Lo hemos visto jaleado en nuestro país incluso desde la izquierda, entusiasta partidaria del diálogo tripartito Gobierno/sindicatos/empresarios, una ficción fascistoide, como lo es la negociación con “sectores” económicos y sociales. Pero incluso en el muy antinazi Estados Unidos, un país cuyos ciudadanos entregaron o se vieron forzados a entregar millones de vidas luchando contra el fascismo, existe una vieja tradición de negociaciones de corte corporativista (véase Robert Higgs, “Crisis and Quasi-Corporatist Policymaking. The U.S. Case in Historical Perspective”, en Against Leviathan. Government Power and a Free Society, The Independent Institute, 2004). ¿Por qué algo así está tan extendido y ha perdurado tanto tiempo y en circunstancias tan distintas de las que lo vieron nacer?

Mi conjetura es que el Estado democrático posbélico decidió promover el corporativismo porque comprobó que, una vez que higiénicamente se le pulían sus aristas más descarada o nominativamente fascistas, podía servir para los mismos propósitos para los que fue utilizado por Mussolini o Franco: legitimar el poder.

Bajo el amparo de la democracia, los ingredientes del corporativismo fascista, en consecuencia, se mantienen, salvo el nombre. Para los fascistas, el diálogo social era una plasmación de la tercera vía, ideología centrista que acepta la propiedad privada pero no del todo, organiza y cohesiona la sociedad, que no puede ser abandonada a la insegura inestabilidad de la libertad, y garantiza la paz social, gran argumento que justifica la coacción política y legislativa en nombre del progreso de la sociedad: tal la ideología indiscutible del Estado del Bienestar. Por último, la ficción conforme a la cual la intervención del Estado “salvó” al capitalismo del socialismo se entronca en esta otra leyenda fascista que transforma al Estado en una especie de árbitro o representante del conjunto de la sociedad: no por casualidad unas extrañas conversaciones a tres bandas se llaman diálogo “social”.

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio