Aena: cuestión de oportunidad

Escrito a las 4:39 pm

Así como la crisis alteró valores e inversiones a peor, con la recuperación veremos ejemplos en sentido contrario. Aena es uno de ellos. En su día, el Gobierno no tuvo nada claro, y con razón, que convenía emprender la llamada privatización, dada la alicaída situación de la economía española, europea y mundial. Después la cosa se reanimó, pero a finales del año pasado vino el disgusto de la comfort letter y la suspensión de la OPV. Y poco tiempo después el panorama ha mejorado tanto que el Gobierno no sólo acaba de dar luz verde a la salida a Bolsa sino que los inversores del núcleo duro (Ferrovial, March, y el fondo TCI) pueden quedar descolgados del asunto porque el precio final de la OPV puede superar los precios que ellos ofertaron en su día para quedarse con el 21 % de la compañía: tendrían que apuntarse entre los inversores institucionales, a los que esta operación está dirigida principalmente.

¿Qué ha sucedido? Pues que la economía va mejor, el turismo tira, las perspectivas de las compañías aéreas son tanto más luminosas cuanto más baja el precio de su coste crucial, el combustible, y las propias cuentas de Aena, y en particular la joya de la corona, Madrid-Barajas, lucen cada vez más rozagantes en términos de número de pasajeros y de ingresos por tarifas.

Y eso mismo, un activo que genera ingresos, es lo que el Gobierno quiere colocar en el mercado en la llamada privatización. Como es lógico, en esas condiciones el valor del activo sube, porque el negocio parece ser una buena oportunidad para inversores nacionales e internacionales, en una operación de gran envergadura.

Hablando de cuestiones de oportunidad, no olvidemos que privatizar es sacar algo de las manos del sector público, y eso no va a suceder, por tres razones. La primera y más obvia es que la mayoría del capital de Aena seguirá en manos públicas. La segunda es que se trata de un sector, como tantos otros, severamente regulado por las autoridades. Y la tercera es que se “privatiza” algo que se parece bastante a un monopolio, porque no se va usted a creer que es fácil competir con un aeropuerto alternativo.

Por lo tanto, aquí va a tener una gran oportunidad el dueño de todo esto, que es el Estado, que va a cobrar una bonita suma que supuestamente es el valor presente de un flujo de ingresos futuros que producen estos activos tan idiosincráticos que llamamos aeropuertos.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio