Armas y letras

Escrito a las 9:57 am

Mi amigo José García-Berdoy me regaló el excelente libro de Andrés Trapiello: Las armas y las letras. Literatura y Guerra Civil (1936-1939), Ediciones Destino. Dada la magnitud de la tragedia, es inevitable sentir apego por los que se vieron arrastrados por ella e inquina hacia quienes la avivaron, en cualquiera de los bandos. Trapiello concluye con Manuel Azaña y su desaliento al ser consciente de que en el improbable caso de que ganaran la guerra los suyos, también los republicanos moderados habrían de marchar al exilio. Precisamente la falta de moderación preocupa ante la manipulación histórica: es lo que dificulta el respaldo a la memoria histórica como debería ser, es decir, por seguir con Azaña, con paz, piedad y perdón.

No es eso lo que buscan quienes despliegan “una memoria prodigiosa para los errores y crímenes de sus contrarios, y poca o ninguna para los suyos”. De ahí las ficciones de la izquierda que alega que los republicanos gozaban de “legitimidad democrática”, o que sus crímenes fueron sustancialmente menores, o que “creen haber pagado suficientemente los errores y crímenes de la República con la derrota, el exilio y la represión franquista”. Así no hay reconciliación posible, y mucho menos con los que desde la izquierda están prestos a volar los puentes de la transición y a utilizar los muertos y las letras como armas políticas. Un buen punto de partida para neutralizar este proceso es acudir a libros como el de Andrés Trapiello.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio