Asimetría de don Alberto Rodríguez

Escrito a las 5:32 pm

El excelentísimo señor don Alberto Rodríguez, que ha sido diputado de Podemos en esta breve legislatura, y que espero lo sea en la próxima, es una persona de gran utilidad para las mujeres y hombres que aprecian la libertad.

La prueba que traigo a colación para sostener mi tesis no tiene que ver con su biografía, que al parecer es interesante, porque he leído que fue detenido por actos violentos, y que está muy orgulloso de ello. He leído que declaró: “No me avergüenzo de haber luchado, de haber defendido los derechos de todos y todas y de haber acabado detenido por ello. No sólo no me avergüenzo, sino que lo volvería a repetir”. No me consta que esto sea verdad, pero no me extraña: los totalitarios siempre encuentran excusas para conductas violentas, como asaltar una Iglesia, o impedir a los gritos que hablara Rosa Díez en la Universidad, como hizo el mismísimo Pablo Iglesias, que va por ahí como si fuera un estadista moderado y tolerante.

Me concentraré en lo que no hay duda que don Alberto Rodríguez hizo, porque se puede ver: se trata de su primer discurso en el Congreso. Todo en él daba la impresión de que lo que dicen en Podemos es verdad: o sea, son distintos, son nuevos, son la nueva política. En camiseta, sin corbata, con sus célebres rastas…eso tenía que representar la novedad.

Pero cuando el señor Rodríguez habló, el contraste entre su aspecto y sus ideas no pudo ser más llamativo: sus ideas son tan rancias como las de cualquier fascista o comunista, por su rechazo a la libertad y su hostilidad a los derechos de las trabajadoras y los trabajadores. Su demagógico mensaje, en efecto, consistió en afirmar que lo que necesitan los ciudadanos es un intervencionismo aún mayor que el actual. Dijo seriamente que para que los trabajadores cobraran más dinero sólo hay que aprobar una ley. Nada más. Lógicamente, quien no la quiera aprobar es que no tiene “vergüenza”.

Impartió lecciones de economía “de primaria”: si se suben los salarios por ley, entonces habrá más demanda y los negocios no cerrarán. En serio proclamó este disparate. E insistió en que sólo era cuestión de imponerlo legalmente, “con muy poquito esfuerzo”.

Al final de su intervención recordó las palabras de su madre cuando se enteró de que hablaría en la tribuna de la Cámara. Le dijo: “Mi niño, no tengas miedo, sube allí arriba para darle voz a los que ni siquiera saben que la tienen”. Eso es el populismo en el fondo, es decir, el desprecio al pueblo, que es tan bobo que ni siquiera sabe que tiene voz.

Finalizado su discurso, el excelentísimo señor don Alberto Rodríguez, que fue diputado y espero que lo siga siendo, volvió a su escaño mientras toda la bancada de Podemos, con Iglesias, Errejón y Bescansa, a la cabeza, le aplaudió puesta en pie.

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio