Bien y libertad

Escrito a las 8:18 am

 

No hay forma de que el Estado intervenga sin que desate procesos hipertróficos que alimenten ulteriores intervenciones de modo incesante, para resolver los problemas que las intervenciones precedentes generaron, o por la propia lógica expansiva del poder.

Un caso interesante es el tráfico, en el que los ciudadanos han padecido recortes crecientes de su libertad. Leí hace algún tiempo que el Consejo de Estado había pedido a la DGT que reconsiderase el proyecto de Reglamento de Circulación, en particular por un punto que fue calificado de “polémico”: imponer límites de velocidad a los peatones, y obligarles a pasar un control de alcoholemia y drogas si cometen alguna infracción.

Dirá usted: estamos todos locos. Pero no lo estamos, sino que atravesamos etapas complejas de pérdida de derechos y libertades, porque el poder no es perfecto, y entonces debe sondear a sus súbditos para ponderar cómo reaccionan: si ve que no hay posibilidad de violar sus derechos en un determinado grado, se limitará a esperar y a seguir con la propaganda. Con el tiempo, algún grado de esa violación terminará siendo impuesto y aceptado: ¿o no es acaso todo por nuestro bien?

La reacción del Consejo de Estado, más que aliviarnos, debería alarmarnos, porque haya debido explicar semejante atropello, y porque además uno de sus argumentos para no modificar las normas es que “la ciudadanía no lo ha demandado”, como si la demanda ciudadana fuera la única clave a la hora de recortar derechos, sin limitación alguna; como si su libertad no fuera suya, señora, sino de los demás.

(Artículo publicado en La Razón.)

 

 

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio