Carmen Posadas y “La hija de Cayetana”

Escrito a las 8:48 am

 

La notable escritora hispano-uruguaya, Carmen Posadas, acaba de publicar en Espasa una novela muy recomendable: La hija de Cayetana. Goya las pintó a ambas, a Cayetana, la decimotercera duquesa de Alba, y a su hija adoptiva, María de la Luz, una niña negra originaria de Cuba, e hija de una esclava.

A pesar del título, no es la niña la protagonista de la historia, sino sus dos madres, la duquesa y la esclava Trinidad, la madre biológica que emprende una ardua pero incansable búsqueda de su hija, que ella bautizó como Marina, antes de que se la arrebataran.

Trinidad no podía ser más diferente que “Tana”, la célebre duquesa, una de las mujeres más relevantes de la España de finales del siglo XVIII. Y en esa España se mueven las protagonistas, mientras desfilan ante el lector Godoy, María Luisa de Parma, la duquesa de Osuna, y otros personajes históricos, incluido el propio Goya, por supuesto.

Sabemos poco sobre Marina/Luz, pero hay constancia de que su madre adoptiva la quiso mucho, y, aunque no podía heredar su título, se ocupó de dejarle una cuantiosa herencia cuando murió en 1802. El rastro de la niña se pierde entonces, pero Carmen Posadas, tras consultar con especialistas en esclavitud, sospecha que regresó a América.

Esclavitud. De alguna manera la asociamos al mundo colonial en exclusiva, pero fue una realidad en la España metropolitana de entonces, como en el resto de Europa, hasta que el siglo XIX, ese malvado siglo capitalista, pusiera fin a dicho régimen. Un mérito del libro de Posadas es que describe esa realidad, con crudeza, pero con un lenguaje preciso y contenido. No es un asunto particularmente español. Ella misma ha declarado: “Yo, que soy sudaca, puedo decir que España es el país menos racista que conozco, porque inmediatamente existió el mestizaje”, que estaba perseguido en otros lugares.

La condena a la esclavitud es nítida, pero también asoma un diagnóstico certero y afilado en contra de, por volver a Goya, “el sueño de la razón”. Es el tiempo de la Ilustración, que alumbró el liberalismo, pero también su contrario, es decir, la fantasía racionalista de que toda la sociedad se puede cambiar de arriba abajo con buenas intenciones y desde el poder político y legislativo. Esta idea cuajada de peligros está en la raíz de los totalitarismos del siglo XX, porque todos ellos parten de esa misma base: cambiar la sociedad, y cambiar al hombre. No es casualidad que la noción del “hombre nuevo” sea compartida por comunistas y nazis. En esta novela está representada en la arrogante y monstruosa “corte de los milagros”. Y también en la mención explícita a Rousseau, ese héroe de la Ilustración antiliberal, capaz de emocionarse por la suerte del mundo y capaz al mismo tiempo de abandonar cruelmente a sus propios hijos, que es exactamente lo que no hacen las dos protagonistas de este excelente libro de Carmen Posadas.

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

3 comentarios

001
carmen posadas
23.12.2016 a las 11:11 Enlace Permanente

Mil gracias Carlos por reseñar tan generosamente mi libro. Lo que pretendía con él era contar una historia de la manera más amena posible pero a la vez seguir los sabios consejos de Evelyn Waugh que decía que la mejor manera de hablar de las cosas serias es hacerlo en broma. Me ha interesado muchísimo la reflexión que haces sobre cómo los sueños de la razón producen monstruos y de qué modo el siglo XVIII sienta las bases para la fantasía racionalista de que la sociedad puede cambiarse con buenas intenciones desde el poder político y legislativo. Si tú me lo permites me gustaría a partir de ahora usar esta reflexión, respetando el copyright naturalmente!
C

002
carlosadmin
23.12.2016 a las 12:27 Enlace Permanente

Permiso concedido, pero no me corresponde el copyright, porque es una idea antigua, que podemos rastrear hasta Adam Smith versus Rousseau, después los liberales franceses del XIX (Tocqueville, Bastiat,…), y la recogió Hayek en el siglo XX, al contrastar la Ilustración liberal de los escoceses con la antiliberal continental.

003
Antonio
20.06.2017 a las 02:14 Enlace Permanente

Lo estoy leyendo, en principio bien, pero lo que no me gusta es encontrar anacronismos como keroseno (1846), formol (1859), raza Yorkshire (1865), hacha de azog (de “el Hobbit”)… o palabras de creación reciente como mindundi, etc., creo que, antes de pasar a imprenta un libro de esta categoría, lo deberían haber revisado algún grupo de lectores.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio