Deuda, perdón, propiedad

Escrito a las 1:11 pm

Los viejos del lugar recordamos el anterior Padre Nuestro y su “perdónanos nuestras deudas”. Es una reveladora equivalencia la de deuda con pecado u ofensa, en el sentido de obligación: el pecado acarrea la obligación moral de reparar el pecado, y la deuda supone de igual manera la obligación de pagarla. Sin embargo, y como suele suceder, la interposición de la política acarrea el riesgo de desembocar, por saltar al otro Testamento, en la confusión de las lenguas.

Deuda privada y pública

Una cosa está clara, sin embargo: si la política monetaria expansiva anterior a la crisis llevó a una hipertrofia de la deuda privada, la política fiscal de los últimos años ha hipertrofiado la deuda pública. Es inútil buscar culpables sólo en un partido político: el ayuntamiento más endeudado, con diferencia, es el de Madrid, las autonomías más endeudadas son la Valenciana, Castilla-La Mancha y Cataluña, mientras que Barbie ha endeudado al Estado central en año y medio más que lo endeudó Smiley en ocho años. Recordemos, asimismo, que España no es Japón, porque allí el Estado se endeuda con sus propios súbditos y en su propia moneda. Los que augurábamos la sustitución de una burbuja de deuda privada por otra de deuda pública vemos concretados nuestros temores. Por supuesto, la recuperación de la economía puede operar como un círculo virtuoso, pero no sabemos si lo suficientemente.

Austeridad y propiedad

Lo que sí sabemos son dos cosas. Primera, que esto prueba que la famosa “austeridad” es un camelo: la explosión de la deuda se debe a que los Estados no redujeron drásticamente el gasto público. Segunda, que ninguna deuda puede crecer de modo indefinido sin consecuencias sobre los acreedores. ¿Y la deuda pública? Pues tampoco. Volvamos a la oración. Cuando yo estudiaba el Padre Nuestro en inglés, se decía “forgive us our trespasses”. La palabra “trespass” o pecado tiene una interesante acepción jurídica: entrar sin autorización en una propiedad ajena. En este caso, sin ir más lejos, la suya de usted.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio