El previsible ajuste de las previsiones

Escrito a las 9:00 am

El ajuste de las previsiones de crecimiento es un fenómeno normal, y tiene que ver con algo que los economistas, seres humanos al fin y al cabo, admitimos con renuencia: no podemos saber lo que va a pasar. Si lo supiéramos, si fuéramos tan listos, como ironizó D.N.McCloskey, seríamos más ricos que los demás. Y no lo somos.

Cabe apuntar que dichos ajustes se realizan habitualmente en la misma dirección, acompañando el ciclo, obviamente con retraso. Así, durante los últimos años el patrón general de las previsiones fue el ajuste a la baja; naturalmente, esto ganaba los titulares más alarmistas, y era utilizado por la oposición para zaherir al gobierno. En esta fase las autoridades suelen ser más optimistas que el resto, posiblemente para salvar la cara o para distraer al personal, augurándole que todo está bajo control y que lo malo se superará pronto (sobre todo si la oposición “arrima el hombro”), cuando en realidad lo malo está empezando, y se agravará precisamente por las políticas que esas mismas autoridades aplican, como las subidas de impuestos.

Ahora tocan los ajustes al alza

Cuando la economía empieza a recuperarse, sucede lo contrario, y las previsiones suelen ser ajustadas al alza. El Gobierno de turno se especializa entonces en formular predicciones más modestas que los otros pronosticadores, presumiendo de prudencia (“falta mucho por hacer”, “queda un largo camino”, etc.) con el objetivo de sacar pecho posteriormente y procurar, como todos los gobiernos, adjudicarse el mérito de la recuperación económica y denunciar la irresponsabilidad de una oposición incapaz de secundarlo en momentos tan cruciales.

En esa fase estamos ahora, porque se acumulan las señales de que el durísimo ajuste padecido por los empresarios y los trabajadores españoles puede dar sus frutos. Esta previsión es fácil de hacer, y por eso la hace todo el mundo. Mucho más complicado es predecir exactamente cuándo se producirá, y qué hará el Gobierno entre tanto. La última vez, entre 2009 y 2012, dos administraciones se sucedieron y aplicaron las políticas equivocadas a las que hemos hecho referencia, con lo que la recuperación de esos años abortó y la actividad volvió a derrumbarse.

Hay motivos para el optimismo en 2013, como han señalado esta semana las grandes empresas reunidas en el Consejo Empresarial para la Competitividad. El Gobierno será seguramente sensible a las advertencias de los empresarios: la situación de nuestra economía, y en particular del empleo, no aconsejan más castigos.

 

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio