Enron y el mercado

Escrito a las 9:00 am

Suele hablarse de Enron como de un ejemplo de economía de mercado. Robert Bradley, que trabajó en la compañía, asegura que la verdad es justo la contraria (“Political Enron: its Behavior and Spirit”, Library of Economics and Liberty, 2014, http://goo.gl/nYa6tn). No fue la desregulación lo que animó a Enron, sino al revés. Todo el planteamiento de la empresa giraba en torno al poder: “El enfoque de Enron era político: lanzar un gran programa, montar una ceremonia cortando lazos y todo, y después a recoger los beneficios (votos para los políticos o bonus para los ejecutivos de Enron)”.

Dejando aparte que la intervención en los mercados era una clave del negocio, cosa que inevitablemente sucede en muchas empresas, dado el enorme intervencionismo prevaleciente en todos los países, un aspecto importante de Enron es el espíritu de los altos directivos de la empresa, que no pasaba por respetar la ley sino más bien por lo contrario: se animaban entre sí y animaban a la gente a quebrantar las normas. Así, la podríamos comparar con El lobo de Wall Street, otra historia también asimilada al mercado y al capitalismo, cuando en realidad se basaba en la estafa y el engaño sistemático a los clientes.

Dice Robert Bradley, con razón, que eso no es la “destrucción creativa” de Schumpeter, es decir, el proceso de competencia en el mercado, que premia al eficiente y castiga al ineficiente. Más bien podríamos denominarlo un juego de suma negativa, o “destrucción destructiva”, valga la redundancia.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Un comentario

001
Bruno
24.10.2014 a las 17:36 Enlace Permanente

Estuvieron buscando huecos en la superreglamentación como locos para hacer herejías. Engañando y corrompiendo a todo alrededor. Una superreglamentación que “regulaba” el mercado.

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio