Mercado de trabajo: lo que hay que negociar

Escrito a las 3:03 pm

La palabra negociación está siempre presente en nuestro llamado mercado laboral. Empezando por la negociación colectiva, siguiendo por las negociaciones de todo tipo entre las centrales sindicales y la CEOE, y terminando con las negociaciones entre los incorrectamente llamados “agentes sociales” (la sociedad no tiene agentes) y el gobierno, que pueden culminar en los aún más equivocadamente denominados “pactos sociales” (la sociedad no pacta).

Tras tantas solemnes negociaciones, el resultado es que el mercado laboral se parece poco a un mercado, y está lastrado por numerosas trabas y regulaciones que convierten a nuestro país en el farolillo rojo del paro en Europa, lo que resulta aún más sangrante cuando hay crisis y el desempleo alcanza en España cotas vergonzosas. Es evidente que aquí hay algo que se está negociando mal o, más bien, que aquí no se está negociando lo que hay que negociar.

La trampa de la negociación colectiva

En efecto, la llamada negociación colectiva es en realidad una trampa, porque se trata de una imposición sobre el conjunto de los trabajadores de un sector, con lo cual lo más probable es que su desenlace sea o inútil o dañino. Lo que hay que negociar no puede ser colectivo sino individual, a nivel de cada empresa y de cada trabajador. Admitiendo por obvias razones que pueda haber trabajadores que deseen negociar en grupo, a través de sus legítimos representantes, esto no debería trascender el ámbito de la empresa, y asimismo debería respetar la voluntad de los trabajadores que no quieran estar sometidos a la negociación.

Las barreras que erigen las autoridades frente a la libre negociación de trabajadores y empresarios deberían reducirse, y esto no hay que negociarlo con nadie: hacerlo es un deber de dichas autoridades, igual que suprimir los privilegios corporativos.

Lo que deben hacer, y hacen, los empresarios

El deber de los empresarios, por su parte, es cuidar sus empresas, para lo cual negociarán los salarios en función de la productividad de sus empleados. Esto también vale a escala individual. Así, no cabe incrementar salarios en un sector, como sugirió ayer Juan Rosell, porque en un mismo sector puede haber empresas en situaciones muy diferentes.

Recordemos: si las negociaciones suben los salarios por encima de la productividad, el resultado es más paro, en especial cuando la actividad se derrumba. Si los suben por debajo de la productividad, las empresas perderán a sus mejores trabajadores. En suma, aquí tampoco vale el café para todos.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio