Moncada y Podemos

Juan Carlos Monedero, una de las figuras intelectuales del partido Podemos, propuso tratar a los que se llevan el dinero fuera de España como si fueran “terroristas”. Santi González, mi compañero matinal en “Herrera en la Onda” en Onda Cero, ya analizó en su blog la retórica de este profesor al hablar del terrorismo (http://goo.gl/Gl7h2r). Hoy sólo me limitaré a una nueva constatación de que los llamados progresistas van de muy modernos pero suelen ser más viejos que la tos.

Esa idea de perseguir a los que sacan del país cosas de valor, por no remontarnos a la Antigua Grecia, aunque podríamos (véase el origen de la palabra “sicofante”), ya era popular entre los antiliberales españoles de hace cuatrocientos años.

Sancho de Moncada, profesor de Sagradas Escrituras en Toledo, vivió a caballo entre los siglos XVI y XVII. En 1619 escribió unos Discursos que sería reeditados en la centuria siguiente con el título de Restauración política de España (véase la clásica edición de Jean Vilar en el Instituto de Estudios Fiscales). Hombre intervencionista y mercantilista como Monedero, Moncada era partidario de un proteccionismo tan severo como el que propugna el profesor de hogaño, y en el capítulo XIX de su libro propone esta receta para evitar que se saquen de España metales precios y otros objetos valiosos: “El medio eficaz es poner en cada partido de puertos, como son San Sebastián, Bilbao, La Coruña, Alicante, Cádiz, Cartagena, y los demás, un tribunal de jueces seglares, que procedan por vía de inquisición, siguiendo el estilo de la Apostólica de España, contra los que sacaren, o entraren cosas prohibidas, afrentando y condenando irremisiblemente a muerte a los culpados”.

(Artículo publicado en La Razón.)