Muro y optimismo

Escrito a las 9:14 am

Durante unos días hemos recordado a los trabajadores asesinados cuando intentaban huir de la Alemania socialista para llegar a la Alemania capitalista. Algunos recordaron incluso que los comunistas se cobraron la vida de cien millones de trabajadores, a los que mataron a palos, a tiros, de hambre por sus atroces políticas económicas antiliberales, y en terroríficos campos de concentración.

Dentro de poco volveremos a las andadas. Es decir, volveremos a pensar en que lo natural es que la “justicia universal” no sea universal, y jamás investigue, juzgue y condene los crímenes de los comunistas. Y pensaremos que los derechos humanos han sido violados en Guatemala, pero no en Cuba, etc. etc. Y nos parecerá normal que se hayan filmado cientos de películas contrarias al nazismo y poquísimas contra el comunismo.

Todo esto puede desencadenar un gran pesimismo, avalado por las continuas manipulaciones que invitan a atacar lo que tenga que ver con la libertad y sus instituciones, con el capitalismo, el mercado y la propiedad privada. Pero entre tanta mentira, corremos el riesgo de olvidar una verdad luminosa, que me subrayó Juan de Nárdiz: ¿por qué los amigos de la libertad somos a menudo tan pesimistas cuando el muro de Berlín cayó?

Y eso fue lo que pasó, aunque no haya sido masivamente recordado hasta la semana pasada, y no haya sido masivamente esgrimido contra los comunistas que lo edificaron. Pero fue derribado. Bendito sea Dios y que viva la libertad.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio