Televisión y fecundidad

Escrito a las 9:00 am

Tres investigadores intentaron relacionar la generalización del consumo televisivo en Brasil en las últimas décadas con la impresionante caída en la tasa de fecundidad, que bajó de 6,3 en 1960 a 4,4 en 1980, 2,9 en 1991 y 2,3 en 2000 (Eliana La Ferrara, Alberto Chong, Suzanne Duryea, “Soap Operas and Fertility: Evidence from Brazil”, American Economic Journal: Applied Economics, 4(4): 1-31, octubre 2012, http://goo.gl/88IUfd). Ningún país en desarrollo registró una caída mayor salvo China, con la represión de la dictadura comunista a las familias con más de un hijo.

La telenovela de las 8

Centraron el análisis en las muy exitosas telenovelas de las 8 de la tarde, que pueden ver hasta 80 millones de personas; revisaron 115 telenovelas emitidas entre 1965 y 1999, y comprobaron que el 72 % de las protagonistas femeninas no tienen hijos, y el 21 % sólo tienen un hijo. Las caídas en la fecundidad fueron más acentuadas en los años inmediatamente posteriores a las telenovelas que subrayaron especialmente la movilidad social ascendente, y para las mujeres con edades cercanas a las de las protagonistas de las telenovelas de esos años. Los autores subrayan que en las telenovelas no había ningún mensaje explícito en pro de la planificación familiar, y recuerdan que el Gobierno no adoptó políticas en ese sentido: “la exposición constante a familias televisivas más pequeñas y con menos cargas familiares, pudo crear una preferencia por tener menos hijos y una mayor sensibilidad al coste de oportunidad de tenerlos”.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio