Toro balear

Los enemigos de la fiesta de los toros hablan de “maltrato animal” o incluso “tortura”. Curiosamente, quieren proteger los toros cuando, en realidad, el fin de la fiesta significaría la extinción del toro de lidia (cf. “La caza y los toros”, aquí: http://www.carlosrodriguezbraun.com/abc/textos-publicados-en-abc/).

Fernando Bautista publicó un irónico y certero artículo en El Mundo, titulado “La broma de la Ley Balear”, donde dice: “No es un ataque contra la tauromaquia, la cultura o la libertad como pueden pretender algunas mentes obtusas. Es, por el contrario, un bello ejercicio de ingeniería jurídica y social”.

La supuesta bondad de los ecologistas antitaurinos no estriba en elevar la categoría del animal sino en rebajar la humana: por eso los grandes totalitarios han sido a la vez cariñosos amigos de los animales. En este caso, los políticos progresistas baleares pretenden prohibir la muerte del animal, “evidenciando la sublime aspiración de que el toro sea sujeto de derechos y de obligaciones…No incluye sin embargo sanción alguna si el toro, incumpliendo la norma, decide contactar con sus cuernos con el profesional taurino, aunque a este se le caerá el pelo si permite que su cuerpo contacte con las astas”.

El ridículo perpetrado por los progresistas baleares no tiene límite, desde ordenar que no haya más de tres toros hasta limitar su participación a un máximo de diez minutos: “Así, en 30 minutos se liquidará la tarde, aunque por el momento nada impide que la banda de música pueda seguir tocando pasodobles, lo que tiene para los toreros un riesgo ligeramente menor, salvo que la banda sea muy mala”.

Una vieja regularidad del intervencionismo es que, una vez iniciado, tiende a expandirse en espirales cada vez más amplias. La ganadería del toro balear “lidiado” deberá estar “inscrita en el libro genealógico de la raza bovina de lidia…[y] será la más cercana, en términos de distancia, de la plaza donde se celebre el espectáculo [para que] la duración del viaje desde la ganadería a la plaza de toros sea el mínimo indispensable, [y se constatará el] bienestar físico y psíquico del animal”.

Por fin, se pregunta don Fernando Bautista qué piensan hacer las autoridades baleares con el toro: “Pues sencillo, no le matarán cínicamente y en la oscuridad de los corrales como en Portugal. Brillantemente el texto dispone que «los toros se devolverán a la empresa ganadera que los haya proporcionado». Si este texto, como debe ser, es copiado por todos los buenos pueblos de España, las ganaderías se convertirán en un asilo, pero no hay duda de que la labor social del ganadero será debidamente subvencionada con cargo a los presupuestos, porque a ver quién es el valiente que se atreve a enviar a un vulgar matadero al toro señorito que ha viajado a Baleares y ha pasado un test de bienestar psíquico”.