Una antigua burbuja

Escrito a las 8:50 am

La primera burbuja bursátil, que llevó al colapso al mismo tiempo a las bolsas de París, Londres y Amsterdam, es decir, a las bolsas del mundo, explotó en 1720. Ese mismo año se publicó en esta última ciudad Her Groote Tafereel der Dwaasheid, o El gran espejo de la locura.

Yale University Press ha tenido la excelente idea de sacar ahora un libro sobre ese libro, lujosamente editado, con ensayos de prestigiosos analistas y prólogo del premio Nobel de Economía Robert Shiller. Con el titulo The Great Mirror of Folly: Finance, Culture and the Crash of 1720, reproduce muchos grabados y textos satíricos de la publicación original.

Alguien dirá: claro, es la famosa burbuja de los tulipanes. Pues no, porque esa burbuja, aunque también haya sido Amsterdam su epicentro, tuvo lugar casi un siglo antes. La “tulipmanía” no afectó a muchas personas, más allá de un grupo de inversores y especuladores que efectivamente se arruinaron. Plus ça change…

Una diferencia, por tanto, con la burbuja de 1720 fue el número de afectados. Otra diferencia crucial es que en la burbuja de los tulipanes el Estado prácticamente estuvo fuera del asunto, mientras que la Tafereel estuvo totalmente dentro, y dentro estaría ya para siempre en todas las burbujas.

En efecto, fue del Estado de donde obtuvo el economista y aventurero escocés John Law el privilegio para crear un Banco Real. Y lo que estaba detrás de todo era la financiación de la (ya entonces) abultada deuda pública.

(Artículo publicado en La Razón.)

 

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio