Soberbia progresista

Escrito a las 3:26 pm

Sospecha Theodore Dalrymple en su notable libro Not with a bang but a whimper que la arrogancia de los ateos que lo fían todo a la razón conduce en el mejor de los casos a Thomas Gradgrind y en el peor a Stalin. Dice que lamentar la religión, tan típico de la modernidad, es lamentar la civilización, sus logros, monumentos y legados. Y la falta de fe puede vaciar al mundo de contenido y desembocar en efectos nocivos para la personalidad, como por ejemplo terminar con la gratitud y sustituirla por un sentido de entitlement: tener derecho a todo y no dar gracias por nada.

La primera parte del libro se cierra con un ensayo sobre el escritor británico J.G.Ballard, autor de textos que han sido llevados al cine, como El imperio del sol y Crash. Dalrymple analiza la pérdida de anclajes y responsabilidades en una época de “extensión de derechos”, como diría Smiley, y de puerilización y relativista desdén hacia lo que hemos heredado, mezclado con la apoteosis de la protesta y la urgencia de cambiar el mundo, entendida como quebrantar la libertad ajena y nunca mejorar cada uno de nosotros.

La segunda parte de la obra, titulada “Política y cultura”, empieza apoyándose en Hayek para subrayar el pensamiento único intervencionista: todo se puede hacer si el Estado arrasa con la liberad y la propiedad. Amparada en una soberbia irresponsable (nada de lo que nos pasa es nuestra culpa, y todo lo ha de arreglar el Estado) llega la colectivización servil, como advirtió también Belloc. Aumenta el gasto policial y educativo pero no mejora ni la seguridad ni la educación: hay relativamente más policías en despachos que persiguiendo malhechores y menos profesores que burócratas. Se extiende el oneroso e intrusivo intervencionismo democrático. Las autoridades, claro está, combaten apaarentemente más los comentarios homófobos que a los delincuentes, y son más eficaces acosando a los fumadores que a los criminales.

Tras brillantes capítulos que demuelen a Tony Blair, inspeccionan a Burgess y la trivialización de la violencia, y  critican las estupideces políticamente correctas sobre el multiculturalismo y la antipsiquiatría, el volumen acaba demostrando cómo la educación permisiva perjudica a las personas, y muy especialmente a los humildes, los débiles y todos aquellos desdichados a los que el progresismo presume de proteger.

 

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

*

Logotipo de Blogestudio