Vincent Ostrom y la política faustiana

Escrito a las 9:20 am

Vincent Ostrom, el destacado economista norteamericano, y marido de la premio Nobel Elinor Ostrom, publicó hace treinta años un interesante ensayo sobre la política y Fausto: “Why Governments Fail: An Inquiry into the Use of Instruments of Evil to do Good”, en James M. Buchanan y Robert D. Tollison, The Theory of Public Choice, Vol. 2, University of Michigan Press, 1984.

El dilema es antiguo como el de Hobbes: para que no haya violencia, para conseguir la paz, es necesario que la violencia sea monopolizada por el Leviatán. Desde muy temprano se planteó un problema evidente: ¿cómo lograr que el soberano no utilice su monopolio de la violencia para hacer el mal? La vieja clave del modelo era que el rey estaba obligado a obedecer a Dios, a cuidar a sus súbditos y a ser moral, cumpliendo los preceptos éticos del derecho natural.

Pensemos lo que pensemos sobre cómo funcionó el asunto, lo que sabemos que sucedió es que desde finales del siglo XVIII se impuso otra solución: las constituciones como límite al poder. Sin embargo, tampoco funcionaron, porque el intervencionismo campó a sus anchas a pesar de las constituciones (en tiempos recientes ya podemos decir que se impuso gracias a las constituciones, como la nuestra de 1978).

La conclusión de Ostrom quizá no parezca muy prometedora: la democracia funciona si los propios ciudadanos “desarrollan las condiciones apropiadas de ponderación moral y política para ejercer la elección constitucional”.

(Artículo publicado en La Razón.)

Si quieres recibir mis posts en tu email, rellena por favor tus datos en el siguiente formulario






Ver política de privacidad y aviso legal

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG

CAPTCHA
*

Logotipo de Blogestudio