El doble engaño de la desigualdad

La desigualdad es un doble engaño. Por un lado, no es un problema de por sí, ni es obvio que se extienda. Por otro lado, las consecuencias de su promoción en la agenda política pueden ser onerosas para la gente.

(Entra aquí para leer el artículo en El País.)